martes, 10 de abril de 2012

Las Notas de Rajoy.

Yo sabía que esto iba a pasar. De hecho, me lo dijo el Rubio cuando ganó el PP, y mi amigo Z, también, pero no quise pensar que se iba a poner todo tan chungo tan rápido. A pesar de que me había ido haciendo a la idea, no creí que bordearíamos la dictadura así de deprisa.

Porque el hecho de que un recorte así de gigantesco se anuncie por medio de una "notita" como las que nos mandábamos en clase es el paso previo a no dignarse a anunciar nada, y hacerlo directamente. Por mish huevosh. Porque mando yo.

Paralelamente, el nieto mayor de los putos ladrones esos los reyes se dispara en un pie, presuntamente con una escopeta de un calibre que por edad es ilegal que maneje (o eso han dicho en la tele esta mañana, pero por lo visto este punto está sin confirmar, ni se confirmará si la casa real hace bien las cosas). Le hospitalizan y se beneficia de nuestro magnífico y gratuito sistema de salud. El mismo día que se anuncian los recortes, a mí se me ocurre que tal vez tenga que empezar a apoquinar cada vez que necesite una revisión en el ginecólogo, por ejemplo, pero a Froilán no le costará un duro sacarse los perdigones de su real pie.

Vale, tal vez esto último sea un poco mezclar churras con merinas, pero como republicana no puedo evitar pensar que sí, un Presidente de la República también nos costaría dinero, pero tendría la decencia de no procrear como si fuera un conejo. Nos vamos a quedar sin sanidad gratuita, pero seguimos manteniendo a esta gente. A todos ellos, que encima no dejan de multiplicarse. Y le damos a la iglesia su presupuesto, eso que no lo toque nadie, eh. Porque oye, si nos ponemos enfermos y no tenemos dinero, siempre nos quedará rezar.

Ya he pasado de la impotencia a la pena. Da igual cuánto nos quejemos, porque siempre habrá una masa estúpida dispuesta a dejarse asustar y a votar en masa la opción que les dé seguridad, aunque esa seguridad sea manifiestamente falsa, sea una obvia mentira. Porque no veo posible que la gente se creyera al PP diciendo que no iba a subir los impuestos. Es imposible que nadie esté tan ciego. Prefiero creer que la gente no imaginó que la cosa iba a ser tan brutal, y decidió tragar porque temía que  nos fuéramos a pique. Prefiero pensar que fue ignorancia y no tozudez mentecata. Pero entonces no me cuadra que la queja no haya sido mayor, que la huelga general no haya tenido mayor seguimiento, que la gente no haya explotado todavía; quizá porque la mayoría no es consciente de que, ahora, si se pone enferma la van a echar del trabajo, y encima no va a tener dinero para poder pagarse el tratamiento médico.

No escogí estudiar medicina por vocación, lo reconozco. Nunca he tenido muy claro qué quería hacer, pero medicina no se me ocurrió hasta segundo de bachiller. Porque podía, por House, porque me parecía interesante, porque tenía más salida que historia...no sé muy bien por qué. Pero con el tiempo he llegado a identificarme a mí misma como estudiante de medicina y futuro médico; y en ese cuadro general no entraba cuadrar la caja al final de las consultas.

Yo no entiendo de economía, eso está claro, pero me es muy difícil comprender que se recorta en sanidad porque no hay más remedio. Intuyo, más bien, que se recorta en sanidad porque nosotros lo permitimos. Porque nos hemos dormido en los laureles y les hemos dejado que ejerzan un poder sobre nosotros que jamás debieron tener. Nos hemos olvidado de que nosotros los elegimos (o deberíamos, no voy a empezar a meterme con el sistema electoral que no acabo) y que deberían responder ante nosotros.

Lo que se van a reír nuestros nietos cuando les contemos que, antes, la sanidad pública era gratis. Se van a pensar que sus abuelos están ya chochos. Espero que piensen eso, en lugar de preguntarnos que cómo lo permitimos. Cómo les dejamos que nos hicieran cosas así.

2 comentarios:

  1. Y en ayudas a la Iglesia no se recorta, así que en el futuro cuando estemos enfermos el plan debe ser que recemos todo lo que sepamos.
    En este país los votos son de castigo, cuando lo hace mal el PP gana el PSOE en las siguientes elecciones y así en plan bucle hasta el infinito.
    Por cierto, si el arma no podía manejarla, ¿no deberían denunciar a los padres por negligencia o algo así?.
    Ánimo y no lo pienses mucho ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, mejor no pensarlo porque es lo mismo de siempre...

    ResponderEliminar